Fabricados a Mano

Zapatos Personalizados y a su Medida

Aviso
  • Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus habitos de navegacion.Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener mas informacion en:

    Politica de Cookies UE



Quienes Somos

Facebook

En el año 1951, se crea una pequeña empresa dedicada a la fabricación de zapatos de baile, situada en la calle Oso en el castizo barrio de Lavapiés.

Los zapatos son fabricados totalmente a mano y "a medida" de acuerdo a las necesidades de cada cliente, y se les da el nombre de GALLARDO.

Poco a poco los zapatos GALLARDO van siendo conocidos en el mundo del baile como los mejores por su calidad, detalle y sonido, llegando a ser encargados también hoy en día por artistas relevantes y grandes compañías de danza tanto veteranas como jóvenes.

Como el BALLET NACIONAL DE DANZA, la COMPAÑÍA ANDALUZA DE DANZA, la COMPAÑÍA DE ANTONIO GADES, la COMPAÑÍA DE CRISTINA HOYOS, la COMPAÑÍA ROJAS Y RODRÍGUEZ, SARA BARAS, ANTONIO NAJARRO, MARÍA PAGÉS, ROCÍO MOLINA entre otros, así como por emergentes jóvenes promesas del panorama flamenco y estudiantes de danza.

La fama de GALLARDO y su calidad llegan a ser conocidas internacionalmente en países como Japón, Estados Unidos, Australia, lo que les permitió ir ampliando progresivamente su mercado fuera de España.

En julio de 1997 se crea la sociedad GALLARDO DANCE, S.L. con el compromiso de continuar la labor de "hacer un zapato de baile respetando la fabricación artesanal de toda la vida". Empieza la andadura de una nueva empresa pero con la base de los principios que inspiraron la marca GALLARDO: CONSERVAR Y PROMOCIONAR LA ARTESANÍA ESPAÑOLA TRABAJANDO EL ZAPATO TOTALMENTE A MANO Y DE FORMA PERSONALIZADA.

Así, desde la creación de GALLARDO DANCE, S.L., el zapato GALLARDO conserva su solera de toda la vida realizándose por manos artesanas, llegando además a los estudios de baile del mundo entero y a los escenarios más prestigiosos, en los pies de las primeras figuras del flamenco.